20/7/08

Preludio, (cap 1)



Bendecido por la inocencia, maldecido por la razón
OBSESIÓN

Solo cuando hemos dejado de esperar aquello que anhelamos, somos capaces de sentir el verdadero valor de su llegada.

Lanaiel


Aquella mañana, tras dar fiel cumplimiento a las tareas impuestas por sus mayores y exenta ya de toda labor, la campesina corrió hacia la puerta que daba a la calle y, aferrándose con ambas manos al pomo, consiguió su anhelado propósito en el primer intento. Así fue como libre de ataduras, este inquieto espíritu salió presuroso al exterior, y mientras realizaba la rutinaria revisión de un entorno que había permanecido prácticamente inmutable durante sus cuatro años de existencia, descubrió algo que la llenó de júbilo, quedando enaltecida su emoción al verse vivamente condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar.

Sin saber cómo ni por qué, allí estaba, esperándola, ofreciéndose íntegro a ella. De este modo, lo que hubo de ser acogido por las gentes de la aldea como una gran desgracia, se mostró, debido a la falta de sentido propia de los pocos años, como algo providencial.
Quiso el destino que la tarde anterior fuera el momento señalado para que convergieran diversos sucesos, estando cada uno de ellos llamado a ser un claro condicionante de su origen. Un origen que, dadas las circunstancias, era tan insólito como contraproducente.

A medida que, con visible demora, fueron llegando a la aldea las exiguas provisiones que habían de ser repartidas con ecuanimidad entre los habitantes, comenzaron a verse en el cielo los primeros indicios de que el día tocaba a su fin. El macilento sol así lo anunciaba. Y al tiempo que este se precipitaba inexorable en el horizonte, la agorera luna ocupaba con discreción su lugar. Al tomar conciencia de ello, los campesinos, alentados por el temor, redoblaron esfuerzos para remontar la acusada pendiente antes de que les fuera negado el amparo del astro rey. Y cuando aquella labor estaba próxima a finalizar la rueda del último carro se rompió, haciendo caer la carga con tan mala fortuna que uno de los barriles, que contenía el agua, rodó por la cuesta, y tras precipitarse contra una roca, se hizo pedazos, quedando el contenido a merced de la tierra.

De esta desgracia pasada que despertó lamentos y lágrimas no hubo de quedar más huella que los exiguos restos de un perecedero charco, que durante un breve espacio de tiempo dejaría aquel terreno embarrado. Solo ella entre los aldeanos supo mirarlo con otros ojos, y, presa de una emoción que no podía ser contenida, corrió hacia lo que tras la noche hubo de quedar de él y, arrodillándose en su margen, comenzó, con una deslumbrante sonrisa en los labios, a introducir sus diminutas manos para extraerle porciones de barro, con las que trató de recrear cuanto su imaginación le demandaba.

Largo rato permaneció allí, ajena al pasar del tiempo y entregada por entero a tan placentero juego, hasta que un intangible elemento externo llamó poderosamente su atención.

Una a una, como si cadenciosamente se desgranaran las uvas de un prominente racimo, llegaron hasta oídos fáciles de impresionar las notas destinadas a convertirse en el preludio de una alegre melodía. Pero fue cuando tomó conciencia de que más allá de esos sonidos iniciales empezaban a entreverse los primeros signos de una canción, que alzó la cabeza y se quedó muy quieta buscando su procedencia, la cual no podía ser otra que la mansión que sobre el risco regentaba el Señor de Bánum.
Pese a todo, esta situación duró un instante ya que, alentada por la sucesión de vivaces acordes, se puso raudamente en pie, y dentro del charco comenzó a bailar mientras sin demasiado éxito trataba de tararear aquella alegre y compleja melodía que la acompañó esporádicamente durante su primera infancia; habiendo esta de transcurrir con toda la felicidad permitida por sus privaciones, ajena a las vicisitudes que habría de traer consigo el paso de los años.

MATICES

Cuán desconcertante resulta comprobar el grado de dualidad que puede mostrarnos un acontecimiento que siendo producto del infortunio consigue, a su vez, verse bendecido por la inocencia y maldecido por la razón. [1]

[1] N. del autor: Pensamiento llevado a las letras por el médico que atendía a la familia que regentaba la desaparecida Casa de Ódrun, tras ser testigo de cómo la señora de dicha casa cruzaba con su hijo menor las últimas palabras que le serian permitidas antes de que le sobreviniera la muerte.
Apéndice Matices

30 comentarios:

Ralph Barby dijo...

Hola, Ángel, acepta un abrazo de una tocaya... Àngels (en femenino y catalán), desde Barcelona.
¡Enhorabuena! Lo que he leído, me ha encantado, escribes francamente bien y me precio de ser una buena lectora y por supuesto,también escribo... ¡Qué vamos a hacerle, en este país hay casi más escritores que lectores!
Continúa así y repito, EXCELENTE TU FORMA DE ESCRIBIR.
Un abrazo.

palabras dijo...

Buenas tocaya ;-)

Gracias por el abrazo y el comentario,la verdad es que me estoy quedando muy sorprendido con las criticas que vengo recibiendo, no suelen ser tan buenas,demasiado ampulosa, y con extructuras demasiado largas y complejas para lo que se estila, supongo.

Y bueno están las de los amigos y los compañeros del taller literario, pero cuando llegan de alguien que solo te conoce por tus textos, creo que la sinceridad está garantizada ;-)

Me has alegrado el día.

Espero no defraudarte con el resto, y que tengas paciencia, porque esto es larguisimo, jajajaj (tengo escritos unos 500 folios o así a día de hoy :-) y solo de novela.

En cuanto a lo de los escritores no te falta razón, aunque no veas lo escondidos que están, a mi me costó sangre encontrar a los que hoy forman el taller.

Por cierto, si te quieres pasar por nuestro multiblog o participar activamente, no tienes más que poner Sevilla escribe en el google y veras en lo que andamos metidos.

Un abrazo grande, y nuevamente gracias por pasar.


Pd: si ves alguna cosa no te cortes, soy un maniatico de las correcciones;-)

Uziel dijo...

La campesina corrió hacia la puerta. Por fin, libre de ataduras, salió presurosa al exterior aquella mañana, tras dar fiel cumplimiento de las tareas impuestas por sus mayores. Mientras realizaba la rutinaria revisión del entorno, su espíritu inquieto descubrió algo que la llenó de júbilo. El paisaje había permanecido prácticamente inmutable durante sus cuatro años de existencia. Pero ahora la emoción surgió por el grato recuerdo de una imagen similar.

Largo rato permaneció allí, ajena al pasar del tiempo y entregada por entero a tan placentero juego, hasta que unas notas destinadas a convertirse en el preludio de una alegre melodía, llegaron al principio como algo intangible y evocador, llamando poderosamente su atención.

Una a una, la melodía desgranaba las notas como las uvas de un prominente racimo. Cuando tomó conciencia de la música, alzó la cabeza impresionada, buscando la procedencia de aquella composición. Y una mansión se reveló sobre un risco, cuando sus sentidos, fáciles de impresionar, desvelaron la etérea imagen del castillo regentado por el señor de Bánum.

Alentada por la sucesión de vivaces acordes, jugaba saltando sobre un charco. Tatareaba los retazos de una canción que la había acompañado durante su primera infancia. Las notas eran fiel reflejo de una inocencia feliz, impuesta de manera inconsciente a las privaciones. Sin embargo, las pausas marcaban las vicisitudes que el paso de los años traería consigo.

MATICES
Cuán desconcertante puede ser el grado de dualidad de un acontecimiento. Siendo producto del infortunio consigue verse bendecido por la inocencia o maldecido por la razón.

B. Miosi dijo...

Hola Palabras, he leído el capítulo 1 de tu novela, y aunque no dices mucho, me imagino que irás clarificando el horizonte a medida que avances en colgar el resto de capítulos. Entiendo entonces que el persopnaje principal es la campesina, que aún no sabemos cómo se llama, (digo esto por la costumbre de que en el primer capítulo, o al inciarse una novela, se suele presentar al protagonista, y a partir de ahí hilar una trama que nos atrape)
Sin embargo, sabes manejar el lenguaje, sólo te aconsejaría evitar los pleonasmos, pues muchas veces se pierde la idea central al utilizar demasiadas palabras. Por ejemplo:
"descubrió algo que la llenó de júbilo, quedando enaltecida su emoción al verse vivamente condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar."

Se lee muy bello, pero no se comprende bien de qué se trata. Son muchas puertas abiertas, ideas que se comprende se irán tocando a medida que la novela prosiga. De lo que he leído puedo deducir que deseas decir lo menos posible, adornando todo con gran cantidad de ideas, lo cual puede ser efectivo, o en algún otro caso, negativo. No hay nada mejor que algo te atrape en los primeros párrafos.
"Aquella mañana, tras dar fiel cumplimiento a las tareas impuestas por sus mayores y exenta ya de toda labor, la campesina corrió hacia la puerta que daba a la calle y, aferrándose con ambas manos al pomo, consiguió su anhelado propósito en el primer intento. "
Hasta aquí reconozco que captó mi interés.
"Así fue como libre de ataduras, este inquieto espíritu salió presuroso al exterior, y mientras realizaba la rutinaria revisión de un entorno que había permanecido prácticamente inmutable durante sus cuatro años de existencia, descubrió algo que la llenó de júbilo, quedando enaltecida su emoción al verse vivamente condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar."
Me perdí completamente, es como si se hubiese estado hablando de una historia que todo el mundo conocía, menos yo, el lector.

Te recomendaría tener un poquito de cuidado con esto, sobre todo si tu idea es colgar una novela de 500 páginas. Me tomo la libertad de escribirte esto aquí, porque pienso que es lo que esperas de tus lectores, que te vayan diciendo lo que sienten, o cómo captan tu obra, con sinceridad.

Un abrazo, y seguiré leyendo
B. Miosi

palabras dijo...

Saludos uziel, la verdad es que me ralló un motón encontrarme el texto cambiado sin comentarios ni nada, y sin saber de quien se trataba jajajjaja. Pero piqué en el nick y me llevó a tu blog, y bueno, tu texto te delató ;-)

Me alegra saber que te decidiste a dejar a la gente disfrutar de tu prosa. En cuanto tenga un rato te enlazo por aquí, y a ver si puedo pasar a leerte, esto me está quitando mucho tiempo, y además estoy con un foro de la novela, que está en lso enlaces.

Un abrazo, nos leemos.

palabras dijo...

Saludo Blanca, un placer tenerte por aquí.;-)

Te voy respondiendo.

En cuanto al primer capitulo, es más como una especie de introducción, me parecía algo frio empezar de una forma tan directa.

En cuanto a lo que se cuenta en esta parte, quise que primara lo que es el telón de fondo, y el suceso, para dejar ver, de un modo indirecto, parte de lo que es el mundo y como están condicionados los personajes a vivir.

Lo cierto, y aunque quede un poco raro dicho por mí, es que la novela, esté mejor o peor, resulta poco convencional en muchos aspectos.

Como ya comenté en prosofagos yo escribo por instinto. Por decirlo de otra manera, una persona a la que le gustaba leer muchismo, y se lanzó a escribir a ciegas.

Supongo que esto me hará meter la pata más de una vez, y con mucha suerte, hacer algo que resulte algo más fresco, cuando menos no tan arqueotipado.

En cuanto a la niña, pues no es protagonista, o no al menos la protagonista.

Creo que podría decirse que son varias historias de varios personajes enlazadas entre sí, y que todas juntas conforman una novela.

Tomando como referente los comentarios de algunos que ya me leyeron, puede tener un toque las mil y una noche, o algun que otro libro clasico del estilo.

En cuanto a los de las frases largas, estoy tratando de quitarme un poco, aunque si te soy sincero me encantan, y estoy hecho a ellas de leer tanto clasico.

La verdad es que cada vez que lo remiro, le quito algo, de hecho en la última versión ese vivamente está fuera.

Te digo lo mismo, hubo más de uno que se le hizo algo duro al principio,pero casi todos antes de terminar la parte uno me dijeron que le habían pillado el punto.

Si es cierto que tiendo ha omitir información en según que casos, a mi al menos me gusta que los me dejen un poco con la intriga, (creo que soy un poco masoquista ;-))

En cuanto a lo de los adornos tienes razón, pretendo que suene clasico sin llegar a castellano antiguo, y que suene muy lirico.

Soy el primero que es consciente de que esto reducirá considerablente mis lectores, pero es lo que deseó hacer con esta obra, y creo que lo importante es ser honesto con uno mismo y dsfrutar de la experiencia, (ya te pasaré un texto más generalista,a ver que opinión te merece ;-)

En el fragmento que comentas que parece que el lector sabe de que se está hablando, supongo que será por lo antes dicho, que en realidad importa lo demás,por eso lo dejo en segundo plano. Es una historia que podría pasarle a cualquier campesino. Digamos que es una representación del pueblo, (aunque más adelante este personaje toma forma).

En cuanto a lo de la sinceridad, por supuesto, en estos casos un comentario del tipo:"muy bonito todo", agrada, pero de él no se aprende.

Si te diré que en el comienzo trato de meter un poco en situación, y bueno hubo gente que no empezó, digamos a disfrutarla de verdad hasta el tercer capitulo.

Y bueno si creo que es un texto para leerlo con mucha calma, para disfrutar del lenguaje y el como se cuenta, y dejarse llevar por él.

Venga un beso grande, nos seguimos viendo,(tendré encuenta tus comentarios ;-))

PD: solo a titulo informativo.

Quiero pensar que quedó claro lo de los apendices. Como comento en la entrada: fragmentos que complementan el texto.

Canijo dijo...

Bueno, yo ya te dije en su momento que al sacar a este personaje al principio da la impresión de que va a tener alguna relevancia, y cuando se sigue con la lectura y no se vuelve a mencionar se queda un poco colgando. De todas formas, sí que enlaza bien con el verdadero principio, que viene después, y ayuda a no entrar tan de sopetón, pero igualmente hubiera funcionado bien una descripción paisajística con la música de fondo. Eso sí, la parte que explica que el objeto de maravilla es un charco y que es maravilla porque el agua es un bien muy preciado es necesaria, porque así no es que produzca intriga, sino que desconcierta.
Aparte confirmo que sí, que conforme se avanza se le pilla el punto a la redacción (lo que no quita que una descarga de ampulosidad le pueda venir maravillosamente).

palabras dijo...

Saludos Canijo.

En cuanto a lo de la niña, pues me está dando que pensar, la verdad.

Que era el protagonista es la impresión que le dió a Blanca, (unos comentarios más arriba.

Lo del rollo paisajistico, aparte de que me resulta un poco trillado, ya lo uso en alguna otra ocasión. En cuanto a lo del agua, pues creo que tienes razón, pensaba que con la historia en si habría de ser suficiente para que el concepto quedara claro. Y bueno, no quería referirlo directamente, ya le daré vueltas al tema, o lo comentamos el martes en el taller.

Gracias tambien por la confirmación, supongo que le quitará un poco el miedo al que el los primeros compases esté un tanto preocupado al respeto, jajajaja.

Y en cuanto a la ampulosidad, si te diré que cada vez que lo leo le quito algo, tal vez deba desintoxicarme poco a poco, pero no del todo ;-)

Un abrazo, nos leemos.

Esther dijo...

Hola, compañero...

Aquí voy con un par de sugerencias:

En la primera línea, cambiar “la campesina” por “la niña”. Explico: para la subsiguiente lectura, el que sea campesina no es un dato de relevancia; pero sí el que sea una niña. Me quedé detenida en “aferrándose con ambas manos al pomo, consiguió su anhelado propósito en el primer intento.”, sin comprender qué problema había en abrir la puerta, y sospechando toda clase de historias extrañas, o bien pensando que se había escrito una frase larga sólo para describir algo muy sencillo. Luego, al seguir leyendo, descubrí que la dificultad en abrir la puerta radicaba en que ella es una niña. Pero incluso no está claro hasta avanzado el texto que se trata de una niña.

“durante sus cuatro años de existencia” es confuso: ¿la niña tiene cuatro años? ¿O el entorno existe desde hace cuatro años? (si “entorno” refiere a un castillo o a un parque, por ejemplo, bien puede ser que haya sido construido hace cuatro años).

Y sugiero simplificar:
“quedando enaltecida su emoción al verse vivamente condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar”
(jejejeje)

Me gusta la estructura de los “Matices” y de N. de Autor. Creo que funciona, y funciona bien!

(la línea en cursiva es excelente)

Cariños,
Esther

Nogales dijo...

Hola tibu, por fin me he dignado a leer el primer capítulo... Estarás contento eeen.

Decirte que creo que me ha gustado, y digo creo porque me perdí un poco al leerlo pero la verdad es que suena muy bello.
Pero a mi no me eches mucha cuenta, ya sabes que soy un mal lector y un pesimo escritor.

Yo hubiese escrito esto:

Y la campesina niña, salió con dificultad de su casa, toda jubilosa ella corrió por allá y de pronto escuchó música y vio un charco, la niña, y se puso a saltar dando vueltas en su charco, tarareando esa canción sobradamente conocida, ella, la campesina niña.

Bueno, con esto te demuestro dos cosas
que soy mu malo escribiendo y que soy mu cabrón.

Un besote wapetón, y perdón por la bromita ¡je je je!

palabras dijo...

Hola, compañero...

buenas

Aquí voy con un par de sugerencias:


En la primera línea, cambiar “la campesina” por “la niña”. Explico: para la subsiguiente lectura, el que sea campesina no es un dato de relevancia; pero sí el que sea una niña. Me quedé detenida en “aferrándose con ambas manos al pomo, consiguió su anhelado propósito en el primer intento.”, sin comprender qué problema había en abrir la puerta, y sospechando toda clase de historias extrañas, o bien pensando que se había escrito una frase larga sólo para describir algo muy sencillo. Luego, al seguir leyendo, descubrí que la dificultad en abrir la puerta radicaba en que ella es una niña. Pero incluso no está claro hasta avanzado el texto que se trata de una niña.

pues tu razonamiento es muy logico, la verdad, aunque la idea era no decirlo de sopetón, no sé porque me resulta atractivo, el crear estas imagenes borrosas que se van aclarando, me lo miro con calma, aunque puesto a cambiar creo que preferiría poner "la pequeña".

“durante sus cuatro años de existencia” es confuso: ¿la niña tiene cuatro años? ¿O el entorno existe desde hace cuatro años? (si “entorno” refiere a un castillo o a un parque, por ejemplo, bien puede ser que haya sido construido hace cuatro años).

se refiere a la niña,pensé que estaba más claro, ya haré algo con eso, es facil de arreglar ;)

Y sugiero simplificar:
“quedando enaltecida su emoción al verse vivamente condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar”
(jejejeje)

¿qué tal?

"“quedando enaltecida su emoción al verse condicionada por el grato recuerdo que hará unos meses nació del encuentro con una visión similar”
jajajajaj (es broma)

"“quedando enaltecida su emoción, condicionada por el grato recuerdo nacido del encuentro con una visión similar” (se aceptan sugerencias) ;)


Me gusta la estructura de los “Matices” y de N. de Autor. Creo que funciona, y funciona bien!

(la línea en cursiva es excelente)

Cariños,
Esther

tiene muy buen gusto :P jajajajaaja ;)

Me interesa bastante la opinión sobre las citas, gracias.

Por cierto, quisiera hacerte una pregunta,aunque si no lo comentaste tal vez no te choco.

Un compañero que comenta más arriba, Canijo, cree que tengo que hacer mayor hincapié en el hecho de que el liquido del barril es agua, ¿qué te parece?

Venga un beso, nos leemos :)

palabras dijo...

Hola tibu, por fin me he dignado a leer el primer capítulo... Estarás contento eeen.

Buenas chavalin, pues si que estoy contento ;)

Decirte que creo que me ha gustado, y digo creo porque me perdí un poco al leerlo pero la verdad es que suena muy bello.
Pero a mi no me eches mucha cuenta, ya sabes que soy un mal lector y un pesimo escritor.

siendo un magnifico dibujante, y un sociousss digno se te perdona todo :)


Yo hubiese escrito esto:

Y la campesina niña, salió con dificultad de su casa, toda jubilosa ella corrió por allá y de pronto escuchó música y vio un charco, la niña, y se puso a saltar dando vueltas en su charco, tarareando esa canción sobradamente conocida, ella, la campesina niña.


brillante en su estilo, jajajajajaj, (no veas lo que me he reido al leerlo ;))

Bueno, con esto te demuestro dos cosas
que soy mu malo escribiendo y que soy mu cabrón.

Tu eres un artista en todo lo que te pongas ;)

Un besote wapetón, y perdón por la bromita ¡je je je!

otro beso para ti,y de perdón nada, que todas las que me mandes como estas serán pocas, (al final acabará entrando la gente a leer tu respuestas) ;)

Anónimo dijo...

Un inicio ingenioso e inesperado, en fin, al viejo estilo, cargado de inocencia y realismo. Se logra sentir la miseria de la epoca ¡Un niño jugando en el barro feliz he inocente, ajeno a las miserias propias y las de sus padres! me encanta, solo espero que el resto este a la altura. ANIMO

palabras dijo...

Un inicio ingenioso e inesperado, en fin, al viejo estilo, cargado de inocencia y realismo. Se logra sentir la miseria de la epoca ¡Un niño jugando en el barro feliz he inocente, ajeno a las miserias propias y las de sus padres! me encanta, solo espero que el resto este a la altura. ANIMO.

buenas de nuevo Anonimo, doy por hecho de que eres el mismo que no hace mucho dejo un mensaje en la presentación, (no tienes porque hacerlo, y en verdad no tengo tantos anonimos por aquí, pero si dejaras algún nombre o un nick me sería más facil identificaros);)

Ya me diras si sigue a la altura, y si no lo está, que me des las collejas pertinetes, que esto todavía puede cambiarse para mejor, gracias por pasar.

Un abrazo.

Mamita dijo...

Hola Ángel, ayer tarde estuve leyéndote un buen rato y paso a comentarte.

Me gustó este principio, aunque si te digo la verdad me desconcertó un poco la ausencia de según que datos. Pero está muy bien, y deja con buen sabor de boca y ganas de leer más. Supongo que algunos estamos acostumbrado a textos más directos.
Un saludo sigo leyendo.

palabras dijo...

Saludos Mamita, bueno ya me diras que te sigue pareciendo ;)

Espero no defraudarte, y seguir viendote por aquí.

Un abrazo.

___________________ dijo...

Me ha costado centrarme en la lectura por el vocabulario y la estructura de las frases (no digo que estén mal, sólo que no son comunes). Una vez superado ese pequeño obstaculo la verdad es que la historia está bien, creando intriga desde el primer momento, buena idea.

Un detalle, yo le hubiera puesto nombre a la niña, salvo que sea un simple personaje de atrezzo creo que quedaría mejor (oye, opinión totalmente subjetiva)

Un saludo,


Pedro.

palabras dijo...

Me ha costado centrarme en la lectura por el vocabulario y la estructura de las frases (no digo que estén mal, sólo que no son comunes). Una vez superado ese pequeño obstaculo la verdad es que la historia está bien, creando intriga desde el primer momento, buena idea.

La opinión general a día de hoy es que la gente se acaba acostumbrando, incluso tengo algún que otro lector que lo prefire.

Por mi parte quiero pensar que resultaba ideal dado el ambiente medieval. Un punto medio aceptable entre la escritura contemporanea y el castellano antiguo.

Me alegra de que te vaya gustando, las primeras partes pueden parecer un poco lentas, pero creo que necesarias para ponerse en situación,pero a raiz de la aparición de personajes creo que la cosa gana bastnte, ya me dirás lo que sea. ;)


Un detalle, yo le hubiera puesto nombre a la niña, salvo que sea un simple personaje de atrezzo creo que quedaría mejor (oye, opinión totalmente subjetiva)

Un saludo,

Pedro.

la verdad es que lo del nombre es muy buena idea para que el lector conecte con el personaje, pero en este caso, ni es un personaje relevante, y el que no se sepa me vendrá bien llegado el momento.

Si me estoy planteando, como dijo Esther, de poner las niña o la pequeña como dije yo, ya me lo miro.

En cuanto a lo de las opiniones no te cortes que es de lo más valioso que puedes ofrecerme :)

Un abrazo, nos leemos ;)

Keilen Blackflame dijo...

Buenas noches
He leído varias veces este capítulo 1, la verdad es que me gusta el estilo, se parece a la abertura de El nombre de la rosa (vale, se que ese era el título de la película, pero no tengo tiempo a las 12 de la noche de ponerme a buscar el título); en general, como dicen en otro de los comentarios, te extiendes mucho en adornar cada detalle, pero también es cierto que aún así, además se deja entrever un fondo, lo que tira por tierra a mi antiguo profesor de literatura, y bueno, eso me gusta.
El caso es que entiendo que la alegría de la niña era porque había un charco a la puerta de su casa, y podía jugar con el barro, lo que me da que pensar que habitualmente no había charcos por ahí; vale, dices que ha sido por un incidente que además se ha repetido anteriormente, pero no se ha podido romper una cañería . . . solo me queda, que a pesar de vivir en una especie de desierto, se está dando la rara circunstancia de que ha llovido dos semanas seguidas, y con tanta abundancia que hasta ha creado algunos charcos; ya me contarás.
En cuanto a la frase que cierra el preludio, las otras veces que la he leído, me ha gustado, pero me ha parecido algo vacía, sin embargo hoy (quizás estoy menos cansado que de costumbre), me ha parecido interesantísima, refleja una vieja idea mía sobre los blancos y los negros de las realidades y los tonos que se encuentran entre ambos; sinceramente, muy bien expresada.
Gracias por tus líneas

palabras dijo...

Buenas noches
He leído varias veces este capítulo 1, la verdad es que me gusta el estilo, se parece a la abertura de El nombre de la rosa (vale, se que ese era el título de la película, pero no tengo tiempo a las 12 de la noche de ponerme a buscar el título); en general, como dicen en otro de los comentarios, te extiendes mucho en adornar cada detalle, pero también es cierto que aún así, además se deja entrever un fondo, lo que tira por tierra a mi antiguo profesor de literatura, y bueno, eso me gusta.

Saludos Keilen, si que me costó que pasaras jajajaaj.
Me alegra de que te gustara el texto. Y bueno aunque como se suele decir las coparaciones son odiosas, en este caso no lo es tanto. ;)

Del mismo modo me agrada que mis textos sean el reflejo de lo que se´gun decía tu profesor no podía hacerse, (sabes que siempre me gustó eso de ir contra corriente, jajaaa)



El caso es que entiendo que la alegría de la niña era porque había un charco a la puerta de su casa, y podía jugar con el barro, lo que me da que pensar que habitualmente no había charcos por ahí; vale, dices que ha sido por un incidente que además se ha repetido anteriormente, pero no se ha podido romper una cañería . . . solo me queda, que a pesar de vivir en una especie de desierto, se está dando la rara circunstancia de que ha llovido dos semanas seguidas, y con tanta abundancia que hasta ha creado algunos charcos; ya me contarás.

digamos que escasea el agua, y bueno un charco no resulta cotidiano, pero que como en todas partes llueve alguna vez, aunque sea cada bastante tiempo. Tampoco es algo que tengo muy claro, no soy hombre del tiempo ni nada de eso,ajaja

Cuando tenga tiempo y ganas, a ver si busco una zona del mundo real con la que compararla, y en base a eso que se refleje en el texto, (así a vote pronto imagino una especie de sabana o algo parecido a segun que partes de Egipto).


En cuanto a la frase que cierra el preludio, las otras veces que la he leído, me ha gustado, pero me ha parecido algo vacía, sin embargo hoy (quizás estoy menos cansado que de costumbre), me ha parecido interesantísima, refleja una vieja idea mía sobre los blancos y los negros de las realidades y los tonos que se encuentran entre ambos; sinceramente, muy bien expresada.
Gracias por tus líneas


a ti por pasar, (espero convertirte en un adicto a este blog, quedas avisado, jajajaj)

Un abrazo grande, nos leemos.

Esther dijo...

Increíblemente... aquí estoy!

Bueno, encuentro que dejé colgada una pregunta tuya... iba a decirte que sí, que me parece que vendría bien dejar claro lo del agua... pero encuentro que el párrafo ha sido eliminado! jejejeje

Igual dejo constancia de mi paso...

Cariños!

Esther dijo...

Increíblemente... aquí estoy!

Bueno, encuentro que dejé colgada una pregunta tuya... iba a decirte que sí, que me parece que vendría bien dejar claro lo del agua... pero encuentro que el párrafo ha sido eliminado! jejejeje

Igual dejo constancia de mi paso...

Cariños!

palabras (Novela Blog) dijo...

Saludos Esther ;)

Gracias por dejar constacia, aunque con una hubiera bastado, jajajjaaj

En cuanto al parrafo no sé que pasó con él, lo borraría en una de las correciones o algo.

Intento arreglarlo.

Nos seguimos leyeno- Un beso ;)

palabras (Novela Blog) dijo...

Arreglado.

Espero que no llevará así mucho tiempo, y cambié lo del agua. ;)

A lo de la niña le sigo dando vueltas.

vittt dijo...

ya estoy aquí...
qué tal los machos?

palabras (Novela Blog) dijo...

Buenas caballero, un placer verte por aquí ;)

Pues ahí siguen. Hice caso de tu consejo, pero a la tercera vuelta de machos el dolor se volvió insoportable, y lo dejé :)

Venga pues nos leemos ;)

PD: por cierto, ¿leiste algo? dime lo que sea, aunque sea malo, ajajajja

Anónimo dijo...

Holas palabras. Bueno, de que es bello, lo es. Sabiéndote enamorado de luengas frases, y viendo que otros se han preocupado de la coherencia de la historia, presto atención al ritmo (mas bien melodía) que a tu obra acompaña:

A medida que, con visible demora, fueron llegando a la aldea las exiguas provisiones que habían de ser repartidas con ecuanimidad entre los habitantes, comenzaron a verse en el cielo los primeros indicios de que el día tocaba a su fin.

El macilento sol así lo anunciaba. Y al tiempo que este se precipitaba inexorable en el horizonte, la agorera luna ocupaba con discreción su lugar.

En el segundo segmento, "El macilento sol...", la melodía se percibe diáfana, pura.

En la primera, esa melodía se ve interrumpida. Una coma, casi recién comenzada la "letanía", es como un corte instantáneo, que quiebra con la musicalidad de las notas (o cánticos o versos)que la rodean. Tanto antes como después de esa frenada brusca, es fácil dejarse llevar por las palabras. Diría, que ese segmento, se aleja de tus mejores notas, es decir, de tu lírico estilo.

Un abrazo,

Sergio

palabras (Novela Blog) dijo...

Saludos Sergio y perdona la tardanza ;)

Decirte que aunque por aquí la veas así, esa frase cambió un poco, (ya por msm me hicieron una apreciación similar, junto con que la frase estaba algo lastrada por demasiados incisos, y bueno la podé un poco. Ahora está tal que así:

A medida que fueron llegando a la aldea las exiguas provisiones, comenzaron a verse en el cielo los primeros indicios de que el día tocaba a su fin.

Gracias por pasarte y comentar ;)
Espero que esa melodía que comentas, y la historia que ella encierra te traiga agradables lecturas.


Un abrazo, nos leemos;)

Félix dijo...

Empieza curiosa la historia, amigo palabras, iré leyendo poco a poco que hay mucho por delante y ya te iré diciendo.

Por ahora promete.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Pues este principio estaba pensando quitarlo, ejejejej. No porque no me guste, sino porque es uno de los hilos de la novela y tiene demasiados e historias dentro de historias. Estoy con otra novela, de la que llevo 45.000 palabras o así, pero está un poco parada. A ver si le pego un empujón bueno. Me gustaría terminarla este año ya.