26/7/08

Preludio, (2º pasaje del Cap 2)

La Casa del Señor de Bánum: Festejos (continuación)



El resto de invitados, la gran mayoría, danzaban sobre las raíces del árbol que bajo sus pies se representaba en un singular mosaico, fieles seguidores del son que imprimían los músicos, los cuales, debido a su condición, permanecían al abrigo de miradas, como entes invisibles de los que renegaran los ojos.

Con denotada maestría aquellos instrumentos terminaron por unirse en singular conjunción a la tersura de un coro de voces primorosas, para elevarse y entonar un himno desde el recóndito lugar al que se desterró su presencia. Fue así como la música comenzó a manar de cada uno de ellos, para crear una melodía sobria y pausada que, debido a su forma etérea, parecía provenir de todas partes, no existiendo para ella ningún lugar inalcanzable.


Durante el desarrollo de la canción, su estructura fue cambiando, retorciéndose progresivamente a medida que le iban añadiendo absurdos ornamentos e incansables florituras que la empobrecían, hasta que en un alarde de singular virtuosismo acabaron por desfigurar la hermosa sencillez que en sus comienzos expuso la armonía.


Todo lo que allí se encontraban, ya fuesen indumentarias, adornos, música o baile, al igual que el comportamiento de los asistentes, permanecía imperecedero, inmutable al paso del tiempo, siguiendo una perfecta simetría temporal; como si a grandes rasgos repitieran una y otra vez la misma fiesta, llevados por el peso de unas costumbres que se veían obligados a acatar. Costumbres que fueron duramente criticadas en numerosos discursos que “El Libertador” dio al pueblo.

Apéndice Palabras del Libertador


http://angelpalabras.blogspot.com/2008/07/apndice-part-1-cap-2-2.html

Unánimemente eran deudores de la tradición: desde el joven criado que vestido con sobriedad se ocupaba de servir, hasta los más ancianos caballeros, quienes, tras sus canas, escrutaban en todas direcciones, y aguzaban la vista con sus diminutos ojos entrecerrados, intentando identificar las confusas formas que se movían a su alrededor.


A veces, cuando casualmente coincidían dos o más de aquellos ajados supervivientes del tiempo, salían a relucir vetustas historias que eran narradas una y otra vez, ya que entre ellos cualquier ocasión era buena para dicho cometido.


Se dejaban llevar por la calidez de sus recuerdos, y apoyándose en la firme mano del entusiasmo, se mostraban henchidos de un orgullo inmortal; siendo este usado como un estandarte bajo el cual se hermanaban para protestar con energía, proclamando hasta la saciedad en airados monólogos el relegado valor de un tiempo pasado que únicamente subsistía amparándose en los débiles e imprecisos retazos que aquellas reliquias vivientes se afanaban en atesorar con cuanta intensidad les era permitida a sus memorias en declive, las cuales habían sido condenadas de antemano a una inminente extinción. Pero, aun siendo sabedores de la intranscendencia de su legado, seguían con las interminables peroratas, movidos por la alentadora pasión de antiguas alegrías. Y una tras otra eran relatadas historias que debían atestiguar verdades que para ellos eran del todo incuestionables, las cuales solían ir dirigidas principalmente a jóvenes caballeros, ya que a su temprana edad no poseían la insensibilidad necesaria para desoírlas abiertamente; y, comprometidos por el decoro, soportaban con estoicidad aquella situación que tan desagradable se presentaba.


Otro grupo que a destacar era el conformado por las tempranas doncellas, encontrándose entre ellas muchas a las que, a criterio de los predecesores, les había llegado, independientemente de su edad, el momento en el que debían desprenderse de una niñez ahora improductiva. En vista de lo cual se engalanaban para la ocasión con un vestido ceremonial que las hacía resaltar, entre la diversidad de matices que el resto lucía, por la homogeneidad de su color y la carencia de todo adorno visible, ya que, según la tradición, sólo se les permitía exponer en su pecho una cerrada flor carmesí. Esta, al tiempo que daba fe de su pureza, se mostraba como un sutil reclamo que pregonaba que la veda, que hasta ese día impidió comerciar con su virtud, estaba abierta. Hecho que, en ocasiones, despertaba en cualquier asistente maldecido con una humanidad en desuso una rebeldía eclipsada por el temor, subyugándose sus sentimientos al contemplar la malsana magnitud que alcanzaba aquella frialdad antinatural ante la que irracionalmente todos permanecían impasibles.


Allí cada uno ocupaba su lugar establecido, cumpliendo rigurosamente con el protocolo que la situación requería, excepto una joven cuya discrepancia hacía que recayeran sobre ella gran parte de las miradas de desdén.

Entre tanto, la suya, que parecía ajena a todas estas, trataba sin éxito de perderse allende las decoradas vidrieras sobre las que apoyaba sus manos como si quisiera ir más allá del cristal. Mas infranqueables barreras impedían su liberación, sintiendo que, de no estar esta última ante ella, trataría inútilmente de echar a volar como un pájaro con las alas rotas.



Y fueron estas negaciones que la forzaban a vivir las mismas que, desde su exuberante prisión, condenaron sus ojos a la inerte vigilia del horizonte, esperando anhelante poder hallar en él el regreso de alguien que no hace mucho había marchado de su lado.



UNA SEGURA INCERTIDUMBRE



Sólo al no tenerte
alcanzo a entender la necesidad de tu compañía,
y con tu partida nunca sabré
si tú albergabas motivos o yo culpa alguna.
Te has ido sin más,
y, de este modo,
únicamente puedo tener certeza de mi soledad.


Lanaiel


Aún siendo la ausencia y el pesar los indeseables moradores que hacían languidecer su mirada, todavía perduraba en sus ojos el deslumbrante reflejo de una tremenda hermosura, ¿cuántos hombres hubieran dado o quitado una vida por ser merecedores de su favor?, ¿por conseguir tomar, en prenda de amor, la confesión de una mirada y poder ver en ella el destello de una ardiente pasión de la que poder ser objeto? Ella era esplendorosa en todo su ser, como una ardiente caricia para los sentidos. Y aunque otras mujeres hubo dotadas de encantos más que sobrados para despertar en los hombres las más idílicas pasiones, ninguna de ellas tuvo jamás sus ojos. No existió otra que pudiera albergar en ellos la profunda magnificencia de su dulzura.





ENCARNANDO LA UTOPÍA

Tú eres la representación viviente
nacida de una oda a la belleza
que un dios creó en la cima de su inspiración
llevado por el sueño de un amor inalcanzable.



Lanaiel


A pesar de que se hallaban reunidos en la misma estancia algunos de los personajes más eminentes de cinco de las siete grandes casas, cuanto allí ocurría carecía de la menor trascendencia. Era como si aquella compleja y cautivadora melodía atestada de notas, venida a sumarse a un sinfín de placeres mundanos, actuara ahora sobre sus embotados sentidos como un eficaz supresor del pensamiento que conseguía, sin poner demasiado empeño, privarlos de gran parte de su voluntad, reemplazada para dicha ocasión por una hilarante simpleza que lograba hermanar linces con asnos y a buitres con águilas. Tanto unos como otros terminaron inmersos en la alegría propia de comedidas risas y discretos bailes, ofreciendo sin el menor pudor un desproporcionado tributo a la misma banalidad que les impedía advertir las recientes ausencias que hubieron de producirse en torno a ellos.

12 comentarios:

B. Miosi dijo...

Veamos, Angel, de lo que he leído hasta ahora, deduzco que se trata de una novela épica, con un largo prolegómeno, para situar al lector en el contexto que desea el autor. En algún lugar del universo, se encuentra una isla, en algún sitio de esa isla se encuentra la Casa del señor de Bánum, quien parecer ser el más importante de ese conjunto de poderes formados por cinco casas, me imagino son las que aparecen en el mapa. (No tengo el mapa a la vista, pues no lo copié) pero supongo que debe ser así. Ahora que acabo de ver, veo que son ocho.
En la fiesta de la casa del señor de Bánum la fiesta que se ofrece tiene un interés particular, una fiesta en la que hay reunidas toda clase de entes, personas, o personajes dispares desde todo punto de vista, pero que por algún motivo a Bánum interesa tenerlos en ese evento.
La inclusión de los apéndices que parecen pensamientos de Lanaiel, algún ser similar a un filósofo o entidad superior, cuyo lenguaje es sublime para diferenciarse del resto, y quien al parecer es el que cuenta la historia, me parece un poco farragosa, como farragoso me parece el hecho de incluir la inserción de fotos, imágenes o dibujos que distraen la lectura de por sí bastante ampulosa.
Comprendo que el lenguaje que utilizas es el adecuado para la ambientación de tu novela, y no critico ese aspecto, es más, me parece imprescindible, para lograr el efecto que deseas: una época atemporal pero de alto rango de pensamiento, no sé exactamente cómo explicarlo, pero logras un efecto perdurable.
El libertador se presenta como el personaje supremo, alguien que dejó alguna enseñanza que alguien procura seguir pese a algunos intentos de equivocar el camino.
Puedo decirte que no soy muy aficionada al género fantástico, hablo de “El señor de los anillos”, “Harry Potter” o algunas similares, pero presiento que has escrito una novela de gran valor literario. El idioma, el lenguaje, está adaptado a las circunstancias y ese es el valor primordial de la obra, imagino que la trama está a la altura, pero si me permites un consejo sin ánimo de polémica, creo que deberías hacer más fácil la lectura, no sé en realidad de qué forma, tal vez los apéndices no debieran aparecer como pensamientos poéticos que fistraigan la atención de la evolución de la historia. Aunque reconozco que son importantes para la ambientación. Los dibujos o fotos son innecesarios, el rico lenguaje es suficiente, no he encontrado fallas, me gustan las oraciones largas con pocas puntuaciones, de un estilo antiguo en apariencia aunque no podría precisar si es de antigüedad determinada a algún punto de la geografía terrestre en particular; más parece universal.

No puedo decir más, excepto que tratándose de una novela escrita en un formato tan complicado como es un blog, complicado porque no puedes colgar los capítulos en el orden que deberías, pues siempre la primera parte va quedando abajo, es muy difícil seguirte. Sin embargo, repito, tengo la sensación de estar leyendo una obra trascendental. No acostumbro halagar, me gusta ser honesta, y no lo hago para ganar simpatías. Tampoco podría decirte que seguiré leyendo la novela, pues se me hace cuesta arriba hacerlo en esta forma, si deseas, podrías enviarme unos cuantos capítulos desde el principio, sería más cómoda la lectura. No soy evaluadora ni crítica literaria, te adelanto que soy una simple lectora. Creo que deberías tener más cuidado con tu obra, existen muchos plagiadores, no me parece seguro exponerla completa en tu blog. ¿Has probado presentarla a alguna editorial? Si la tienes terminada, deberías hacerlo.

Como te dije en el foro, acabo de corregir mi última novela, y empiezo a corregir otra que tengo pendiente, (tengo varias escritas) así que mi tiempo no es mucho, pero siempre hago lugar para mis lecturas.

Saludos,
B. Miosi

palabras dijo...

Veamos, Angel, de lo que he leído hasta ahora, deduzco que se trata de una novela épica, con un largo prolegómeno, para situar al lector en el contexto que desea el autor.

Si deduces bien

En algún lugar del universo, se encuentra una isla, en algún sitio de esa isla se encuentra la Casa del señor de Bánum, quien parecer ser el más importante de ese conjunto de poderes formados por cinco casas, me imagino son las que aparecen en el mapa. (No tengo el mapa a la vista, pues no lo copié) pero supongo que debe ser así. Ahora que acabo de ver, veo que son ocho.

Correcto también, salvo en el hecho de que ostente el poder. Es uno más de los señores, quizás es más poderoso en según que aspectos. Pero debe lealtad a un poder mayor. Esta isla, al igual que alguna otra que sale, esta regida por la iglesia, (si te fijas, ya en la fiesta se alude a que se interpreta lo que pasa la criba de la Orden). Digamos que es una dictadura teocratica.

De todas estas cosas te enteras más adelante. He preferido dar esta información diseminada a lo largo de la novela, (odio esas novelas en las que te tienes que leer ciento y pico de páginas para enterarte de lo que vas a leer, en la que salen interminables listas de nombres, y del hijo del hijo y un largo ect). Por medio de apéndices, comentarios o situaciones se ira descubriendo todo, en realidad de momento no es necesario que se sepa nada más.

Aunque si es verdad que existen los lectores llamados “de culo inquieto” que necesitan tener la sartén por el mango, y entrever el camino que el autor va a seguir, (también odio eso, yo busco, intrigas, sorpresas, giros de tuercas y cosas así. Llegar a transmitir la sensación de que puede pasar cualquier cosa).


En la fiesta de la casa del señor de Bánum la fiesta que se ofrece tiene un interés particular, una fiesta en la que hay reunidas toda clase de entes, personas, o personajes dispares desde todo punto de vista, pero que por algún motivo a Bánum interesa tenerlos en ese evento.

En este caso es puramente económico, como creo que se comenta, la fiesta por el regreso de las naves es una excusa para montar un mercadillo en su casa.

La inclusión de los apéndices que parecen pensamientos de Lanaiel, algún ser similar a un filósofo o entidad superior, cuyo lenguaje es sublime para diferenciarse del resto, y quien al parecer es el que cuenta la historia, me parece un poco farragosa, como farragoso me parece el hecho de incluir la inserción de fotos, imágenes o dibujos que distraen la lectura de por sí bastante ampulosa.


En cuanto a los apéndices, si entras en “BIBLIOGRAFIA DEL MUNDO” veras que las citas y apéndices forman parte de autores del mundo, (me pareció una buena idea, y que le daría cierto realismo al lugar).
En cuanto a quien es, está en el “GLOSARIO” hijo de Dalial, señor de la casa de Alerna.

A día de hoy, como comento en las notas aclaratorias al inicio del blog, hay a quienes le encantan las citas y demás, y a quien no le agrada, por eso las convertí en apéndices, así al que no le interese puede obviarlas, (no pasa de ser información suplementaria) y por eso compilaré estos apéndices aparte para el que los quiera leer como si se tratase de un libro de aforismos.

En lo que se refiere a las fotos, pues es por darle un poco de color al blog, y porque por lo que llevo estudiado el tema a la gente le encanta eso de ver fotos.


Comprendo que el lenguaje que utilizas es el adecuado para la ambientación de tu novela, y no critico ese aspecto, es más, me parece imprescindible, para lograr el efecto que deseas: una época atemporal pero de alto rango de pensamiento, no sé exactamente cómo explicarlo, pero logras un efecto perdurable.

Me alegra saberlo. Desde siempre me ha tirado mucho la introspección de los personajes, los sentimientos, y el tema humanista, supongo que se irá dejando ver.

El libertador se presenta como el personaje supremo, alguien que dejó alguna enseñanza que alguien procura seguir pese a algunos intentos de equivocar el camino.

Es un personaje con mucha fuerza, y que quiero integrar de forma activa, al igual que con Lanaiel representará un reto importante.

Puedo decirte que no soy muy aficionada al género fantástico, hablo de “El señor de los anillos”, “Harry Potter” o algunas similares, pero presiento que has escrito una novela de gran valor literario.

En cuanto a este tema, supongo que es algo que por los tópicos se presta a confusión.

Está claro que es una novela de fantasía, digamos que porque el mundo es inventado, (me encanta inventar, y una novela histórica me coartaría), pero por lo demás no tiene nada que ver con la fantasía al uso, (en ella no veras magos, duendes, ni dragones).

Con esto no pretendo resultar pedante, ya que me sé a mil años luz de los que voy a citar, pero me siento más influenciado literariamente, por libros como: Los miserables, Crimen y castigo, La odisea, Ivanhoe, Werther, El conde de Montecristo, El quijote, El conde Lucanor, y un largo etc. de libros de caballería.


El idioma, el lenguaje, está adaptado a las circunstancias y ese es el valor primordial de la obra, imagino que la trama está a la altura, pero si me permites un consejo sin ánimo de polémica, creo que deberías hacer más fácil la lectura, no sé en realidad de qué forma, tal vez los apéndices no debieran aparecer como pensamientos poéticos que fistraigan la atención de la evolución de la historia.
Aunque reconozco que son importantes para la ambientación.

Espero que la trama esté a la altura, aunque es más de una trama, la verdad, en muchos aspectos se plantea como un mundo en el que ocurren cosas, y esa cosas, afectan a la vida de otros, (digamos, por no desvelar nada, que no es la clásica historia, al menos en los inicios, de “tienes que ir a tal sitio y conseguir tal cosa” y todo el libro va de los pesares para conseguir salir airoso.

En cuanto a los apéndices, como comento arriba es un matiz más que el quiera puede obviarlo, o leerlo después. Sinceramente es uno de los temas que más me quitó el sueño.


Los dibujos o fotos son innecesarios, el rico lenguaje es suficiente,


Si algún día sale en papel, descuida que no estará tan cargada, apenas alguna ilustración suelta, y nada de fotos.

no he encontrado fallas,

En cuanto a eso, el merito no es mío, tengo en la sombra un equipo de correctores muy bueno, aunque me tienen algo olvidadillo la verdad.

me gustan las oraciones largas con pocas puntuaciones, de un estilo antiguo en apariencia aunque no podría precisar si es de antigüedad determinada a algún punto de la geografía terrestre en particular; más parece universal.


En cuanto al estilo, quiero pensar que es algo hibrido, un poco de mis influencias actuales, mezclado con el que se usó en España halla por el siglo XIV y que de alguna manera mantuvieron algunos autores hasta el XVII, (hubo algunos que me dijeron que en el estilo me daba un aire lejano a Don Manuel, autor del Conde Lucanor)

No puedo decir más, excepto que tratándose de una novela escrita en un formato tan complicado como es un blog, complicado porque no puedes colgar los capítulos en el orden que deberías, pues siempre la primera parte va quedando abajo, es muy difícil seguirte.

En estos casos es más facil guiarse por las etiquetas del lado derecho, o por los mensajes que voy dejando en el foro.

Sin embargo, repito, tengo la sensación de estar leyendo una obra trascendental. No acostumbro halagar, me gusta ser honesta, y no lo hago para ganar simpatías.
Tampoco podría decirte que seguiré leyendo la novela, pues se me hace cuesta arriba hacerlo en esta forma, si deseas, podrías enviarme unos cuantos capítulos desde el principio, sería más cómoda la lectura. No soy evaluadora ni crítica literaria, te adelanto que soy una simple lectora.

En cuanto a lo de facilitar la lectura, tenía intención de poner los archivos en pdf para descargarlos, pero no sé hacerlo.

No hay problema, en cuanto a lo de mandarte texto, ¿tiene tu dirección de correo en el perfil?

Sino pásame una.

Y de simple lectora nada. No consiento a nadie que hable mal de mis lectores, ni a ellos mismos, jajajaja ;)


Creo que deberías tener más cuidado con tu obra, existen muchos plagiadores, no me parece seguro exponerla completa en tu blog. ¿Has probado presentarla a alguna editorial? Si la tienes terminada, deberías hacerlo.

En cuanto a la novela, no está terminada. Y si te soy sincero, una de las razones por las que hice esto, es por saber si podía ser del agrado de alguien, y porque no decirlo, para conseguir mediante opiniones y comentarios algo de apoyo.

Lo cierto es que creo que es un proyecto demasiado ambicioso para una sola persona, y a veces me veo un poco aplastado por ella, tal vez entre ese apoyo y la responsabilidad de seguir enviando texto me obligue a terminarlas, (llevo con ella un montón de años ya).

Por otro lado decirte que las cuatro primeras partes, que no capítulos, están registradas, y que estoy seguro de que una editorial no publicaría una obra como esta sin ciertas garantías.

De hecho creo que la única manera, más allá de la auto publicación, sería que este foro tuviera muchas lecturas y comentarios, y terminara llamando la atención de alguien, pero soy consciente de que es una lotería.


Como te dije en el foro, acabo de corregir mi última novela, y empiezo a corregir otra que tengo pendiente, (tengo varias escritas) así que mi tiempo no es mucho, pero siempre hago lugar para mis lecturas.

Saludos,
B. Miosi

Yo creo que con terminar esta antes de morirme o que ella me mate me conformo, ajajaja.

En cuanto a lo de tus textos, si puedo serte de ayuda de alguna manera me lo dices, y caso que no, pues seguiré comentándote lo que cuelgues en nuestro foro.


Un beso Blanca, y de nuevo gracias por tu apoyo e interés.

Esther dijo...

Me encantó la melodía, sobria y bella, y que luego se va deformando y corrompiéndose con ornamentos... una muy buena idea, compañero, para reflejar ese mundillo y a esas gentes. Y bien llevada a cabo.

“permanecía imperecedero, inmutable al paso del tiempo, siguiendo una perfecta simetría temporal” La simetría temporal... no la veo, la verdad. ¿Simétrico con respecto a qué? Me parece que sobra...

Cariños

palabras (Novela Blog) dijo...

Me encantó la melodía, sobria y bella, y que luego se va deformando y corrompiéndose con ornamentos... una muy buena idea, compañero, para reflejar ese mundillo y a esas gentes. Y bien llevada a cabo.

Me alegra que te gustara y que aprecieras ese reflejo con lo social, algo que no sé si otro aprecieron o no, eres la primera que alude a ello.

“permanecía imperecedero, inmutable al paso del tiempo, siguiendo una perfecta simetría temporal” La simetría temporal... no la veo, la verdad. ¿Simétrico con respecto a qué? Me parece que sobra...

Cariños

Quitado, "siguiendo una perfecta simetría temporal" independiente de que fuese o no correcto, creo que esa parte no venía mal aligerarla un poco.

Un beso. nos seguimos leyendo ;)

Esther dijo...

Regreso, fui a leer las palabras del Libertador...

Destaco dos líneas que representan muy bien a las gentes que asistían a estas fiestas:
“Unánimemente eran deudores de la tradición: desde el joven criado que vestido con sobriedad se ocupaba de servir, hasta los más ancianos caballeros”
Y
“privarlos de gran parte de su voluntad, reemplazada para dicha ocasión por una hilarante simpleza que lograba hermanar linces con asnos y a buitres con águilas.”

Banalidad, banalidad... que logras que cualquier asno parezca un lince y cualquier buitre se confunda con un águila.

Pero, de pronto, en el medio de tanta banalidad, aparece ella. Ella, en los versos de Lanaiel.
Eso, me gustó mucho. Hay una ruptura... y esa ruptura es contraposición. También hace pensar en... ¿y qué pasará luego? Porque, de pronto, aparecen dos personajes que están vivos, en el medio de la insulsa rutina de la fiesta. Vivos.

¿Algunas posibles arrugas?

La oración que inicia en: “proclamando hasta la saciedad en airados monólogos el relegado” ¡algún signo de puntuación! (jejejeje... es demasiado extensa, compañero,demasiado, ya sé, tus pulmones son excelentes... pero no necesariamente lo serán los de los lectores!)
“Otro grupo que a destacar era el conformado por las tempranas doncellas” Tempranas... Mmm... ¿por qué no “jóvenes”? La doncellez puede ser tomada de diferentes formas, y una de ellas (que está de acuerdo con el texto) sería la interpretación de virgen. Una virgen joven me parece coherente; temprana... la verdad, no mucho!
“hacía que recayeran sobre ella gran parte de las miradas de desdén.”
¿eliminar “gran parte de”?

“Sólo al no tenerte
alcanzo a entender la necesidad de tu compañía,”
Me gustó mucho este poema. Y no sé si no me gustaría más eliminando estos versos. Un poco, sobran. Le quitan potencia a los otros subsiguientes.

“todavía perduraba en sus ojos el deslumbrante reflejo de una tremenda hermosura,”
Pues... tremenda hermosura no me cierra. Demasiado hincapié en que es hermosa, adjetivos como deslumbrante, esplendorosa, me parecen más que suficientes; el problema con la belleza es que si la remarcás demasiado, pierde efecto... No sé, quizás dejar sólo “hermosura”, o bien acompañada con un adjetivo que sea diferente: sutil hermosura, por ejemplo. O suave hermosura. O... bueno, algo que no sea magnífico, extraordinario.


Mmm... ¿y si las preguntas las inicias con mayúscula? Creo que cada una de ellas, como oración independiente, le daría más fuerza al párrafo.

“y poder ver en ella el destello de una ardiente pasión de la que poder ser objeto”
(poder/poder. Creo que el segundo podría —valga la redundancia!— ser eliminado: una ardiente pasión de la que ser objeto)

Un abrazo

palabras (Novela Blog) dijo...

Saludos de nuevo Esther, allá que voy a ir contestando;)

¿Algunas posibles arrugas?

La oración que inicia en: “proclamando hasta la saciedad en airados monólogos el relegado” ¡algún signo de puntuación! (jejejeje... es demasiado extensa, compañero, demasiado, ya sé, tus pulmones son excelentes... pero no necesariamente lo serán los de los lectores!)


No creas que no pensé en eso pobres mortales, jajajja.

No en serio lo pensé, pero si te dijo la verdad, donde le pusieras las pausas me sonaba mal. ¿Qué sugerirías? ¿Qué te dictan tus pulmones? 


“Otro grupo que a destacar era el conformado por las tempranas doncellas” Tempranas... Mmm... ¿por qué no “jóvenes”? La doncellez puede ser tomada de diferentes formas, y una de ellas (que está de acuerdo con el texto) sería la interpretación de virgen. Una virgen joven me parece coherente; temprana... la verdad, no mucho!

Aparte de la virginidad y el hecho de que fueran jóvenes, tempranas me pareció correcto por el hecho de que son demasiado jóvenes para casarse, independientemente de la edad que tenga, algo así como la fruta temprana que se coge del árbol cuando no maduró, ¿se nota que soy de campo? ;)

“hacía que recayeran sobre ella gran parte de las miradas de desdén.”
¿eliminar “gran parte de”?

si se elimina esa parte cambia el concepto, porque no todas las miradas de desden son para ellas, ya se comenta antes que entre ellos también las había, en todo caso y si es por acortar podría ser tal que así:

“hacía que miradas de desdén recayeran sobre ella.” ( o algo parecido, ¿Qué te parece? ;)


“Sólo al no tenerte
alcanzo a entender la necesidad de tu compañía,”
Me gustó mucho este poema. Y no sé si no me gustaría más eliminando estos versos. Un poco, sobran. Le quitan potencia a los otros subsiguientes.

No sé es algo que hago bastante, soy consciente de que les quita potencia, pero me parece que le dan cierto aire de humanidad al texto, que los hacen más próximos al lector, como si el personaje se desahogara directamente con el lector o consigo mismo. Buscando más ese vínculo. Lo veo más como un lamento expresando de un modo poético que como un poema con pretensiones por parte del autor

“todavía perduraba en sus ojos el deslumbrante reflejo de una tremenda hermosura,”
Pues... tremenda hermosura no me cierra. Demasiado hincapié en que es hermosa, adjetivos como deslumbrante, esplendorosa, me parecen más que suficientes; el problema con la belleza es que si la remarcás demasiado, pierde efecto... No sé, quizás dejar sólo “hermosura”, o bien acompañada con un adjetivo que sea diferente: sutil hermosura, por ejemplo. O suave hermosura. O... bueno, algo que no sea magnífico, extraordinario.

es que es “mu guapa” jajajaaj.

No en serio es algo que me dijeron antes de ahora, pero no sé, digamos que es guapa de las que corta la respiración. De estas mujeres con las que se pierde el sentido y no puedes evitar dejar de mirarla por muy descortés que resulte, como si el mirarla colmara todos tus sentidos, algo así como si se te apareciese un ángel.
Pensaré en ello, creo que tremenda se podría obviar en un momento dado


Mmm... ¿y si las preguntas las inicias con mayúscula? Creo que cada una de ellas, como oración independiente, le daría más fuerza al párrafo.

Me sonaba más apasionado con comas, me lo miro ;)

“y poder ver en ella el destello de una ardiente pasión de la que poder ser objeto”
(poder/poder. Creo que el segundo podría —valga la redundancia!— ser eliminado: una ardiente pasión de la que ser objeto)

correctisimo

Un abrazo

Un beso Esther, y gracias por estar ahí ;)

PD: si alguien se quiere mojar y opinar al respecto de lo que se va comentando, será bien recibido, así ayuda a que me aclare con los cambios ;)

___________________ dijo...

Poco puedo aportar a esta sección que no aportara a la anterior. Quizás me desconcierte el cambio de narrador dentro del mismo capítulo, pero eso es elección del escritor, que respeto, si es un recurso que se prolonga o que tenga un significado especial, no podré decirlo hasta que avance algo más (aún así dentro de lo que he leido hasta ahora, desde la muerte incial, es lo que aprece más relevante)


Un saludo,


Pedro.

palabras (Novela Blog) dijo...

Saludos Pedro.

Me dejas un poco que no sé que decirte, jajaja, (de hecho empecé y borré este mensaje un montón de veces).

Y bueno creo que lo más adecuado es decirte que supongo que habrá que darle tiempo al texto, si estas dispuesto a darselo. Y bueno, que como ya hablamos, sé que mis textos pueden ser un poco jodidillos, y bueno, ahí muchos que después de unas paginas se aclimatan a ellos, y otros que no lo consiguen.

Te diría que si vez que puede tener posibilidades, que siguieras, pero que no acometas la lecturas sin ganas o por alún tipo de cortesia de colega, que esto a es para que la gente disfrute, (además puestos a seguir leyendonos siempre te puedo pasar algun relatillo o algo. ;)

Sé que que te diga todo esto puede resultar innecesario, pero yo me quedo más tranquilo diciendotelo :)

Venga un abrazo grande, nos leemos.

___________________ dijo...

Pues no lo leo por colegueo, que lo sepas, si no porque tengo curiosidad por ver como desarrollas el asunto con este estilo. Es cierto que me cuesta la lectura, pero también me cuesta leer "Resurreción" y es una de mis novelas favoritas ;)

Ángel (palabras), Novela Blog dijo...

Saludos Pedro ;)

La verdad es que entiendo tu curiosidad, yo estoy un poco igual, jajajja.

No la verdad es que tengo serias dudas con respecto a según que cosas. Pero bueno es parte del motivo por lo que se empezó a colgar. Ya a día de hoy, y gracias a los consejos de algunos de los que se pasaron, habrá cambios en la obra, más en las extructuras que en la en la historia en si.

Entre todos e estais ayudando mucho, que yo soy muy burrito con según que cosas ;)

Venga Pedro un abrazo. Nos seguimos leyendo ;)

PD: aún estás por la presentación, quiero pensar que cuando llegues a los dialogos la historia ganará atractivo a tus ojos.

Ah y no te olvides de darme las collejar pertinentes,si resultan necesarias, que así aprendo y con vuestros consejos el libro ganará seguro.

Félix dijo...

Durante el desarrollo de la canción, su estructura fue cambiando, retorciéndose progresivamente a medida que le iban añadiendo absurdos ornamentos e incansables florituras que la empobrecían, hasta que en un alarde de singular virtuosismo acabaron por desfigurar la hermosa sencillez que en sus comienzos expuso la armonía.


Hmmmm, los Dream Theatre tocando en una fiesta de tu novela... te habrá costado un pastón contratarlos, jeje.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Pues no creas que no fueron inspiradores, ejejeje. Es uno de eso grupos que me deja totalmente frio, y del que salvo alguna canción. Sobre todo el cantante, es odioso, y en directo más, ejejej.

Para eso escucho Rush u otros grupos del palo con más gracia. No es el tipo de musica que suelo escuchar, pero no le hago ascos a Savatage y a Shymphony X