9/9/08

Al despertar la llama de sentimientos dormidos,3º pasaje, cap 2

En la carrera la elaborada diadema de oro ornamentada con diversas flores que descansaba sobre su cabeza cayó al suelo y quedó atrás. Y al verse libre de ataduras, su extenso y ensortijado cabello cobró vida favorecido por el viento, convirtiéndose, a causa de la abundancia y docilidad con la que lo mecía el aire, en un insólito espectáculo colmado de una resplandeciente hermosura.

Escasos instantes transcurrieron hasta ver finalizada tan precipitada huida, no tardando en encontrar un lugar apropiado para la ocasión. Al detenerse, la dama volvió a posar sus ojos sobre él, obsequiándolo con la dulzura de una mirada rebosante de alegría, que manifestaba sin inhibiciones la pureza de un cariño ingente. En tanto que el joven permaneció absorto, tratando de asimilar el cálido torrente de emociones que se precipitaba sobre su persona, viéndose impregnado hondamente por la magnificencia de cada detalle, de cada uno de los gestos vinculados a la apariencia de aquella diosa terrenal; sumergido en el hipnótico balanceo de aquella melena un tanto alborotada, llamada a enmarcar el excelso rostro del que manaba con conmovedora generosidad una vivaracha sonrisa, que solo a veces se desdibujaba cuando obligada por la fatiga abría la boca para coger ligeras bocanadas de aire, tras las cuales se mostraba divertida al pensar lo en absurda que debía verse.

Del mismo modo, y para deleite del caballero, la repentina carrera encendió sus mejillas, y estas, en conjunción con sus ojos, resaltaron intensamente en una tez tan clara; siendo estos y otros pequeños detalles los que deshicieron esa imagen de sofisticada dama de la aristocracia, confiriéndole la adorable sencillez de una niña traviesa. En ese instante, Sionel recordó las palabras de un soldado referidas a la mujer amada. Palabras que podrían haber nacido de él, de no carecer del don de plasmar con ellas sus sentimientos: “No recuerdo más gozo, ni momento en el que me hallara más cerca de la divinidad, que la primera vez que advertí ese brillo en sus ojos, los cuales refulgieron, obsequiándome con la profunda magnificencia de su dulzura cuando estaban siendo bañados por el sol”.

Y tomando al recién llegado de ambas manos se dirigió a él: ―¡Oh Sionel, estás aquí! ¿Es posible que seas realmente tú? ―exclamó la joven, sorprendida, no pudiendo evitar verse cautivada; como si bastara su mera presencia para ofrecerle un consuelo capaz de colmar el vacío dejado por su esposo, puesto que, a pesar del largo periodo transcurrido desde el último encuentro, aún conservaba innumerables recuerdos que atestiguaban que el afecto mutuo había sobrevivido a la erosión que sobre él solía producir el paso del tiempo. Fue la desbordante emoción que sintió al tener frente a ella a alguien que creía perdido, lo que hizo que se dejara llevar, y evocando súbitamente el espíritu de la infancia se entregó a él llena de entusiasmo, abrazándolo con una efusividad que hubiera resultado impropia incluso tratándose de un familiar. Y aunque de sobra conocían la trascendencia de dicha acción, en estos momentos era algo que en el fondo a ninguno de los dos importaba, pese a representar una grave falta para toda mujer entregada en matrimonio. Como era recogido en tantos preceptos de las Sagradas Escrituras.

Apéndices, La mujer

9 comentarios:

vitolink dijo...

Oleeeeeeee!

Estupendo corte final!

palabras dijo...

Vaya, gracias, jejejej.

No sabes como me alegra ver que la gente lo está disfrutando.

Por cierto no están dejando demasiados comentarios de última, pero en los foros donde cuelgo los enlaces están subiendo mucho el número de lecturas cada vez que añado un enlace. Ahí sitión en el que andan proxima a las mil.

Un abrazo. Nos leemos.

eariandes dijo...

Aunque parezca un poco obtusa, me podrías indicar por dónde comenzar a leer tu novela de corte medieval?
Claramente, por el capítulo uno, pero cuál es la ruta?
...Seguir el camino de baldosas amarillas, sería una opción
;)

palabras dijo...

Aunque parezca un poco obtusa, me podrías indicar por dónde comenzar a leer tu novela de corte medieval?
Claramente, por el capítulo uno, pero cuál es la ruta?

...Seguir el camino de baldosas amarillas, sería una opción
;)

Saludos y bienvenida. Antes que nada pedir dsculpas, intentando cambiar la plantilla casqué el blog, y no sé como arreglarlo´.Se perdieron todos los enlaces, las etiquetas, las categorias, ect.

Para leerlo no tienes más que irte a la parte más baja del blog, en "Presentación", y seguir para arriba.

En cualquier caso te paso un enlace de un sitio donde estoy colgando los enlaces ;)

http://www.sedice.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=34821

Si tienes alguna que otra duda, quieres comentar o dejar una posible correción o darme alguna que otra colleja de rigor, no te cortes, que estoy colgandola para compartirla y aprender de vuestros comentarios. ;)


Nos leemos. Un abrazo

Maine dijo...

Muchas gracias por tu visita a Maine y tu comentario. Vuelve cuando quieras.
Saludos.

B. Miosi dijo...

Hola Palabras, veo que has mejorado un poco el texto y también el formato; pequeño es mucho mejor, se lee más fácil. Ya veo que estás teniendo éxito con tu novela, estuve hablando con unos amigos de esto y dijeron que pasarían a leer, pues les picó curiosidad por el lenguaje antiguo.

Un abrazo,
Blanca

palabras dijo...

Muchas gracias por tu visita a Maine y tu comentario. Vuelve cuando quieras.
Saludos.

Saludos

No hay porque darlas, creo que es lo minimo que se debe hacer si entras en un blog y lo que te ofrece el autor te gusto ;)

Y descuida que me veras por aquí :)

palabras dijo...

Hola Palabras, veo que has mejorado un poco el texto y también el formato; pequeño es mucho mejor, se lee más fácil.

Hola Blanca, un placer volver a verte por aquí.

Y sí he cambiado algunas cosillas. Sé que soy muy cabeza dura, pero a poquito a poco y en según que cosas me dejo convencer por mi bien;)Más que nada de estoy dando una poda, y creo que de esta forma resulta algo más diafano; a ver si termino de encontrarme como escritor, y saber llegar de la mejor manera a los lectores sin renunciar al estilo ;)


Ya veo que estás teniendo éxito con tu novela, estuve hablando con unos amigos de esto y dijeron que pasarían a leer, pues les picó curiosidad por el lenguaje antiguo.

La verdad es que vviendo la tonica general de las novelas blog y lo poco comercial del estilo, creo que no me puedo quejar, aunque también me publicito mucho( tengo mensajitos del blog por todos los foros que me dejaron, y ahora estoy comentandolo por otros blog. Espero de aquí a poco, tener que contratar a media jornada una secretaria para que me ayude a contestar los mensajes, jajajaja.

¿Qué pasarían a leer? genial.

Me da mucha alegría saberlo, espero saber conectar con la sensibilidad de alguno de ellos.


Un abrazo,
Blanca

otro para ti Blanca, y gracias por estár simpre ahí ;)

palabras dijo...

Eariandes, intenté comentar en tu blog y no me deja,¿es privado o algo?