23/4/09

20º pasaje, cap 7

―No ha de faltaros razón en buena parte de aseveraciones. Como bien habéis dicho, el breve remanente de vida que os alumbra no vale el llevar a cabo en detrimento suyo, un acto que en verdad os condenaría en exceso. Y tan verdad como esto ha de ser que el que intercedierais movido por el deber os hace participe, pero no responsable.

Después de todo, como referisteis, no sois más que un peón con escasas implicaciones; tan carente de culpa como de mérito alguno.

»Por otro lado y aunque resulte irrefutable que vuestro tutelado obtendrá la inmunidad por lo acaecido en lo que a La Orden respecta no terminan ahí sus faltas. Sólo habrá de quedar exonerado hasta que finalice el Concilio. Cuando esto ocurra se abrirá la veda, y aunque mi tiempo de cazador hubiera expirado, el Señor de Thárin no se verá favorecido por el cambio, puesto que él designado a ocupar mi lugar traerá idénticas intenciones, y una motivación mayor que la que me estaría permitido albergar.

»Sabed que aunque el castigo que sobre él se avecina no diferirá del que La Orden le hubiera impuesto, si lo harán los motivos que lo condicionen a ello, ya que estos serán más vergonzosos, y la muerte que ha de aguardarle menos piadosa que la que yo le habría otorgado.

»¿Quién desconoce que el daño infligido al que se pretende ajusticiar suele ser más remiso y acerbo cuando el deber de dar muerte viene ligado a la necesidad moral de hacerlo? Bien es sabido que todo marido tiene derecho a salvaguardar el honor si intuye que éste pudiera estar viéndose dañado o quedando su reputación en entredicho, mas si su esposa es vista de noche y a escondidas con otro caballero este derecho ha de tornarse deber, y todo hombre que se precie de serlo se hace valedor de los medios a su alcance para limpiar tal afrenta. Y como bien habréis podido apreciar nos encontramos ante uno de estos casos en el que se reúnen diversas particularidades, haciéndolo para vuestro tutelado tan insólito como contraproducente.»Pese a considerarme bastante ducho en cuanto se refiere a este tipo de leyes vos habréis de saber de ellas más que yo, por ende no os privéis de corregirme si en algo creéis que errara ―puntualizó el capitán en mitad de la charla, antes de entrar a profundizar con más firmeza.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy dafd

un acto que en verdad os condenaría en exceso.Sí que es un poquito soberbio el tío. Es una buena frase.
un poco antes hay un verbo alumbrar que imagino no habrás elegido a la ligera en vez de poner el más convencional «quedar».

Alguna parte de la argumentación del heraldo es muy sutil. los adjetivos acerbo y remiso no me casan los dos fácilmente ahí, como si fuesen equivalentes o complementarios. El primero, acerbo parece, en principio, más razonable. Debo de estar malinterpretando algo.
Cambiando de tema, sí te diré que últimamente monopolizaba el discurso Garin y que es buena idea dar esta cancha al heraldo

Ángel Vela (palabras) dijo...

Buenas, compañero ;)

Pues si que es soberbio, ejejee.

Hay varias cosas de este tipo diseminadas por todo el libro en base a según que cosas. La luz por ejempplo, tiene mucha importancia. Tanto que el sol es algo bendito, no un dios, pero si algo así como una muestra de que los dioses existen. Al igual que la sangre, que se considera que es lo más vital e importante del cuerpo, de ahí que hubieran tanto rituales o pacto en la que esta esta por medio o castigos o ajusticiamientos que consisten en la privación de la sangre. Pequeñas ocurrencias que creo que le dan un toque simpatico a la cosa, jejjeej.

Alguna parte de la argumentación del heraldo es muy sutil.Como ya nos vamos conociendo un poco, y sé de tu correción extrema tengo que eguntarte, eejeje.

¿Con muy sutil quieres darme a entender que no va en la tonica general que presentó hasta ahora o solo apuntas a que es suti? eejeej

En cuanto a los adjetivos, pues no te falta razón, no creo que expresen lo que quería decir e incluso creo que a uno le di un significado que no tiene, ejejej.
Me lo miro ;)

En cuanto a lo de monopolizar el discurso, quería que se apreciara el cambio desde que Sionel se va, además de con las descripsiones con pruebas. Se supone que es uno de los cortesanos más experimentados y quería que quedara creible ;)

POr cierto el otro día le eché un rato largo a la correción y casi me puse por esta parte, mucho de lo que estaba antes de esto se simplificó bastante, creo que desbarraba un poco.

Venga una abrazo. Nos leemos ;)

dafd dijo...

»¿Quién desconoce que el daño infligido al que se pretende ajusticiar suele ser más remiso y acerbo cuando el deber de dar muerte viene ligado a la necesidad moral de hacerlo?Lo de sutil lo decía porque en esta pregunta los adjetivos remiso y acerbo me llevaban a preguntarme si había algo que no estaba alcanzando a penetrar, si algo se me perdía. Creo que tu contestación me deja las cosas más claras.

Para nada quería dar a entender un cambio en el tono que implique alguna inconsistencia de carácter o de expresión en este personaje con lo anterior. ¿Lo dices porque piensas que un tipo tan fanatizado está incapacitado para la argumentación? Este capitán no puede ser un papanatas pues no es un tipo cualquiera dentro de su jerarquía, al fin y al cabo su prestigio debe de ser alto al verse distinguido con el don del ojo.

dafd dijo...

Hay varias cosas de este tipo diseminadas por todo el libro en base a según que cosas. La luz por ejempplo, tiene mucha importancia. Tanto que el sol es algo bendito, no un dios, pero si algo así como una muestra de que los dioses existen. Al igual que la sangre, que se considera que es lo más vital e importante del cuerpo, de ahí que hubieran tanto rituales o pacto en la que esta esta por medio o castigos o ajusticiamientos que consisten en la privación de la sangre. Pequeñas ocurrencias que creo que le dan un toque simpatico a la cosaPues fíjate que ya me iba a acostar y no reparaba en la importancia de este párrafo. Yo creo que en este tipo de novelas como la que estás haciendo, esta clase de elementos situados entre la mitología y la teología son bastante importantes y sí convienen muy bien al realce del trabajo emprendido. En cierto modo estos elementos hablan de la relación del hombre consigo mismo o con el entorno, o con una ilusión o realidad trascendente. Y eso no es ajeno a nuestra propia naturaleza.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Lo de sutil lo decía porque en esta pregunta los adjetivos remiso y acerbo me llevaban a preguntarme si había algo que no estaba alcanzando a penetrar, si algo se me perdía. Creo que tu contestación me deja las cosas más claras.Me alegra saberlo ;)

Para nada quería dar a entender un cambio en el tono que implique alguna inconsistencia de carácter o de expresión en este personaje con lo anterior. ¿Lo dices porque piensas que un tipo tan fanatizado está incapacitado para la argumentación? Este capitán no puede ser un papanatas pues no es un tipo cualquiera dentro de su jerarquía, al fin y al cabo su prestigio debe de ser alto al verse distinguido con el don del ojo.Pues aquí es a mí a quien le quedan las cosas claras, ejejeje

La verdad es que me alegra que se entienda. No sé porque a otros la figura del heraldo le descuadra. Piensan que debería haber una diferencia mucho mayor tantoen retoríca como en ingenio. Lo del ojo de dioses, aparte de porque me molaba la historia, lo hice para reforzar el personaje y que pareciera un enemigo más temible, pero al parecer para algunos no es bastante. Supongo que no puede cuadrarle a todo el mundo, ejeje.

Un abrazo. Nos leemos.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Pues fíjate que ya me iba a acostar y no reparaba en la importancia de este párrafo. Yo creo que en este tipo de novelas como la que estás haciendo, esta clase de elementos situados entre la mitología y la teología son bastante importantes y sí convienen muy bien al realce del trabajo emprendido. En cierto modo estos elementos hablan de la relación del hombre consigo mismo o con el entorno, o con una ilusión o realidad trascendente. Y eso no es ajeno a nuestra propia naturaleza.Es la idea, además de aportarle credibilidad a la historia. Soy muy de pensar que estas pequeñas cosas son las que marcan la diferencia. POr eso también incluí las citas y demás. A ver como acaba todo esto, ejeje

Un abrazo. Nos seguimos leyendo ;)

dafd dijo...

Me voy a enrollar con el heraldo. Yo creo que un personaje tan especial como el heraldo tiene una característica que lo distingue y es su efervescente fanatismo. Aquí creo que tienes que bucear en ti mismo para definir qué es para ti eso. Qué clase de propiedad convierte a los hombres en tales. Recuerdo que el bueno de Don Quijote era capaz de pasmar a auditorios cultos con su discurso razonado sobre muchos de temas. Pero era mentarle algo que tocara a la caballería y entonces salía su peculiaridad a relucir. En el heraldo debe de ser parecido. Hay temas en los que seguramente tiene que brillar, como decía, con luz propia. Pero en otros temas tiene que aparecer esa rigidez que le impide ver. El truco es saber buscar esos temas. Liturgias, derecho, procedimientos, son materias menos influidas por la ideología susceptibles de ser manejadas con soltura. Ahora bien, en temas escatológicos, espíritu de las leyes, el para qué de ellas y el porqué, su fin; lo mismo respecto a los procedimientos y liturgias y cosas así. En estos aspectos ya la ideología viene a suplir a las dudas y la seguridad que caracteriza al fanático sale entonces a relucir. Bueno, todo esto son opiniones que te expongo con la esperanza de que no se constituyan en atolladero a tu progreso.
Me estoy acordando de un personaje de una novela que leí, Elantris. Era un individuo notable, y sin embargo, fanático, que supo hurdir un plan complejo. En esto demostró tener unas habilidades muy altas. Pero, chico, era mentarle lo ideológico-religioso y es que se subía por las paredes.
Hombre, me podrás argüir que eso descompensa a un personaje, porque parece desdoblarse en dos. Este oficio de escribir sobre personajes a veces consiste en hacer legible lo ilógico.

Aunque si son varios los que ven algo raro... A lo mejor sí merece la pena reflexionar sobre ello. Es que yo no soy muy de fiar. Tiendo a pecar de conformista.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Hola de nuevo ;)

Pues la verdad es que yo de salida lo veía bien, aunque ciertamente no dejaba de pensar en el tema, y cada vez que lo releo le doy al´gún toquecillo. Una de las cosas por ejemplo, es que en versiones posteriores traté de hacerlo algo más directo, y que sus frases fuera más directas e insisivas. Creo que la base no es mala, y que el personaje en terminos generales resulta atractivo, casi que andaba más preocupado por que en alguna parte perdiera la gracia. Y un poco me pasa igual con Garin, aunque al ser menos honorable, y más trapala me permite tener la manga algo más ancha, ejejeje.

A ver como termina todo, que me da que queda muchas vueltas que darle a todo.

Gracias de nuevo. Nos seguimos leyendo.