21/8/08

Apéndice Part 2. Cap 1. (2)

VETUSTAS RELIQUIAS DEL AYER

Aquellas suntuosas representaciones, las cuales estaban dotadas en su mayoría de dudosa credibilidad, encarnan la única manera que tenemos de no dejar atrás el pasado, puesto que una parte importante de los acontecimientos no ha quedado registrada en los libros debido a numerosos factores que hicieron de ellos algo escaso, desvirtuado y superfluo.


Cuando aconteció La Gran Migración fueron abandonadas bibliotecas enteras repletas de libros, que allí permanecerán para no ser leídos, quedando encerrada en ellos la historia de un pasado que hemos perdido inexorablemente. Al igual que la de otros tantos que yacerán para siempre en el mar junto a los tripulantes de aquellos barcos que naufragaron durante tan prolongada travesía.

Por otro lado, al llegar a la nueva tierra y tras la última guerra de sucesión, el analfabetismo comenzó a prodigarse incluso entre la burguesía, llegando a un punto en que prácticamente no sabían de letras más que aquellos que ostentaran un cargo político. El resto, poetas, dramaturgos e historiadores, entre los que yo mismo algún día podría llegar a encontrarme, cayeron bajo el peso de una censura que acabó con la vida que se atesoraba en cientos de volúmenes, uniéndose a ellos las de sus respectivos autores. Solo La Sagrada Orden tiene en su haber alguno de aquellos libros antiguos, además de la compilación de todo lo que aconteció desde la llegada a la isla, estando cada acontecimiento registrado y fechado por un grupo de copistas que, aún hoy, consagran sus vidas a tal propósito.




Ólonam

2 comentarios:

vitolink dijo...

"La Gran Migración", "La Sagrada Orden"... pinceladas de la historia del mundo, del contexto en el que transcurre la historia. Conceptos muy evocadores.

Creo que igual que otras citas que ya te comenté, deberías de incluirla en la voz en off del narrador, no como cita anexa de un autor fantástico.

palabras dijo...

Parece que ya lo tienes claro en lo de estos apéndices, no sé si lo que comento en la otra parte valdrá para esta, ya lo hablamos.

Por cierto, ¿no te suena la biblioteca de la foto? Te doy una pista: dos sevillanos estuieron en ellla y salieron como niños chicos de allí, entusiasmadisimos. Al menos para mí fue magico. ;)

Un abrazo.