22/12/08

Al despertar la llama de sentimientos dormidos, 2º pasaje, Cap 5

SED DE SANGRE

¿Cómo negar al cazador que se cobre una pieza prácticamente abatida, cuando se probó con anterioridad el sabor de su sangre?



Súlian de Edar


Desde su aparición, la noche concedió total anonimato a aquel conjunto de sombras que avanzaban decididas, mostrando en su apresurado paso una remarcada actitud castrense. Avanzaron, y a medida que eran alcanzadas por la macilenta luz de las antorchas, iban adquiriendo forma definida. De este modo prosiguieron su acercamiento, hasta que la escasa distancia que los separaba permitió apercibir los colores y signos de unas armaduras que por si solas proclamaban su procedencia; encontrándose este grupo de caballeros, de expresión y atuendo tan belicista, acaudillado por un anciano de elegantes ropajes.

Aún perteneciendo a La Casa de Bánum, esta comitiva llevaba un acentuado distintivo de Thárin, que los acreditaba como la guardia personal asignada por el tiempo que se prolongara su estancia en el interior de estos muros. Así estaba escrito. (Apéndices)