11/1/09

Apéndice

UN INSÓLITO PRESENTE

Yo, Áldebar, Señor de La Casa de Bánum, te saludo a ti, Sionel, y te doy la bienvenida a este tu reino.

»Desde este día serás el señor más joven que jamás se vio en estas tierras.

»Todo lo que contemplan tus ojos no pertenece a nadie más que a ti. Aprende entre estos muros a tomar responsabilidades. Consigue el respeto y la admiración de los que te han de servir. Sé justo, pero implacable: y jamás te doblegues ante la adversidad. Vive para mejorar, y conviértete en un compendio de virtudes. Porque en el futuro, si los dioses así lo quieren, al menos la mitad de estas tierras habrán de ser regidas por tu mano.

Comentario que el Señor de Bánum hizo a Sionel, el día que le entregó el enorme salón que habría de constituir su reino.